Seleccionar página

No se trata de la incursión del libro en las redes sociales, lo que, por cierto, fue lo que ayudó a convertirse en best-seller en poco tiempo. Cuando tomé la iniciativa de abrazar el libro electrónico, ADN Fatal, mi primera novela, se convirtió de inmediato en el candidato ideal para comenzar la transición.

Algo en mi mente estuvo dando vueltas por mucho tiempo. A través de los múltiples testimonios recibidos, era una constante entre mis lectores el preguntar: ¿Por qué un final tan corto?

Siempre he considerado la honestidad como una de las mejores virtudes que podemos exhibir, por lo que, siempre respondí con la verdad, pura y simple: fue una cuestión de costos. Decidí publicarlo cuando iba a la mitad de su escritura, más por la insistencia de amistades a quien les di a leer el manuscrito parcial que por convicción propia.

En ese momento decidí realizar un ejercicio de auto-publicación (contra la opinión de muchos, que lo veían inviable, pero nada me gusta más que un buen reto) y cuando investigué acerca de la estructura de costos me di cuenta que el de impresión era superior a lo que imaginaba.

En ese momento, con la historia entrando en su desenlace, vi como una buena alternativa, tener un final resumido, de esos que obvian los detalles y van directo al punto. Era una buena opción, sobretodo porque aligeraba la valla de la impresión.

Dicho esto, volvamos a los comentarios de los lectores. Me di cuenta que querían más, querían los detalles. Muchos me preguntaron directamente si planeaba una secuela, a lo que les dije que no estaba entre mis prioridades. Todavía quedan muchas historias por contar.

Sin embargo, la semilla estaba sembrada. La incorporación del libro al formato electrónico me permitió, por un lado, complacer a aquellos fieles lectores que clamaban por más, mientras que, por otro, darle una mejor experiencia a los nuevos lectores, con una historia que se apegaba mejor a lo que había concebido inicialmente.

disponible-kindle

Es por esto que lo llamo ADN Fatal 2.0. No se trata de una rescritura de la historia, es una expansión del desenlace de la misma, con una que otra sorpresa.

Share This

Share This

Share this post with your friends!

Share This

Share this post with your friends!