Raya

Raya

Me complace darle la bienvenida a el blog a Fernando Pereira. Más que ser mi socio y amigo desde hace tantos años que ya no los quiero contar, Fernando -en mi opinión- es un escritor excepcional. Sus textos siempre me han parecido más allá que geniales, su claridad para expresar ideas, simplemente excepcional. Fernando ha escrito una serie de artículos que ha englobado en lo que denomina la Lata de Garbanzos, los cuales encierran una sabiduría que estoy seguro que agradará a cualquiera. Fernando ha accedido a convertirse en uno de los colaboradores de mi blog, cosa que me llena de orgullo y que estoy seguro que agrega un valor muy importante a este sitio. Sin más preámbulos, dejo que las palabras hablan por si mismas. Acá les dejo su primera contribución. Raya Mi teléfono en silencio recibe un par de llamadas, mientras atiendo una reunión de rutina. El buzón de voz anuncia dos mensajes de un número desconocido, y suelta el primero: – Bendición Fer. Hoy tengo que abandonarla. Detrás de la voz trémula y asustada está Gabriel. Algo pasó. Hay oficios para los que uno estudia y se prepara. Otros, se hacen por intuición, o por la inercia de coincidencias y encuentros. Yo sirvo a veces de oído: leo y escucho a la gente, hasta que por sus medios llegan a conclusiones. Y trato de evitarlo, pero a veces se me escapan recomendaciones, con la advertencia de que son sólo opiniones. La mayoría de las veces ayudo, o al menos eso he escogido creer. Hijo de inmigrantes sin suficiente dinero para un colegio élite, Gabriel soportó años...