Existen personas que se llevan bien con todo el mundo. Desde el jardinero hasta el director de una gran corporación. Estos individuos consiguen lo que desean sin esforzarse.

A lo mejor eres una de estas personas. Si no lo eres, seguro tienes algún amigo que sí lo es. Algunos lo llaman personalidad magnética, otros “populares”. Todo el mundo tiene que ver con ellos y muchos están dispuestos a hacer lo que sea para complacerlos.

¿Es un don natural? ¿Tienen “suerte” estas personas?

La respuesta es sí y no. La diferencia es que ellos saben cómo establecer una mejor comunicación y como hacerlo de una manera natural. Algunos lo han sabido desde siempre, otros lo han aprendido.

La buena noticia es que tú también puedes lograrlo. Y no es difícil. Establecer una mejor comunicación es un proceso que consta de muchos factores, pero el más importante de todos es el que voy a tratar en este artículo y que -increíblemente- es desconocido por muchos.

Mejor comunicación: el rapport, tu mejor aliado

Se trata de crear “rapport“. Si bien el término suena exótico, no es más que desarrollar la habilidad para entrar en “sintonía” con los demás. Cuando queremos escuchar un programa de radio, tenemos que sintonizar digitalmente el aparato para ubicar la emisora desde la cual se transmite. Al hacer esto, estamos llevando el aparato a “escuchar” una determinada frecuencia.

Con la comunicación interpersonal pasa lo mismo. Podemos pensar que cada persona “habita” su propia frecuencia, y si queremos lograr una mejor comunicación con ella, tenemos que “sintonizar” dicha frecuencia, es decir, debemos estar en su misma frecuencia.

Esta es la definición más simple de lo que es el rapport. Lograr una mejor comunicación interpersonal logrando una sintonía perfecta con quien nos comunicamos.

El término, que proviene del verbo francés rapporter ha sido empleado  ampliamente en la psicología y en las técnicas de programación neurolinguística (PNL). Pero lo que nos interesa es su aspecto práctico.

¿En qué se fundamenta el rapport?

El objetivo de este artículo -o mejor dicho de esta serie de artículos- es conocer las técnicas que nos permitirán desarrollar una mejor comunicación con las demás personas. Es importante destacar que lo que complica el desarrollo del rapport es el hecho de que cada persona habita en una frecuencia distinta y para que nuestro rapport sea efectivo debemos ser capaces de sintonizar cada una de dichas frecuencias. Es por ello que no hay una fórmula única para desarrollarlo.

Aunque suene complicado, sí hay unas bases sobre las cuales se fundamentan los elementos que nos permitirán sintonizar con cualquiera. Estas bases -si bien no voy a hacer un estudio profundo de ellas- se construyen sobre tres elementos fundamentales:

1. Estado interno: en un momento dado, una persona se encuentra en un estado emocional: alegre, triste, melancólico, eufórico, pesimista, optimista, nervioso, pensativo, etc.

2. Lenguaje corporal: cuando una persona se comunica, se ha determinado que su lenguaje corporal representa acerca del 55% de lo que transmite.

3. Forma de hablar: la voz de una persona tiene un tono, un volumen, una velocidad y su lenguaje encierra una serie de términos, expresiones, muletillas e inflexiones.

Ya que lo que queremos es habitar en la misma frecuencia de la persona con la que hablamos con el objeto de lograr una mejor comunicación, es necesario que ajustemos nuestra frecuencia, basándonos en los tres pilares recién mencionados.

La mejor forma de hacerlo es tratando de imitar, o copiar los tres elementos de la persona con la que nos comunicamos. Al hacerlo, se abrirán todos los canales de comunicación del interlocutor, haciéndolo estar a gusto con nosotros, sintiendo que es escuchado y entendido a la perfección.

La mayoría de las personas, al establecer comunicación con otros, lo hace simplemente como una forma de expresar sus pensamientos internos, sin establecer una comunicación bidireccional. A los que lo hacen así, les tengo malas noticias: difícilmente lograrán establecer empatías, ni siquiera cuando estén hablando de como lograron frustrar un robo a un banco o rescataron a ocho cachorros que iban a morir de inanición.

El ser humano quiere ser escuchado, per natura, pero para lograrlo, tiene que aprender a escuchar. Algunos podrán argumentar que no quieren ser agobiados por los problemas y predicamentos de los otros, pero no se dan cuenta de que es exactamente lo que hacen cuando quieren comunicarse a través de un canal unidireccional.

En cualquier caso, lo que queremos es establecer la sintonía con el otro, de forma de que se abran todos los canales. Al lograrlo, podremos obtener lo que queramos de la persona con quien nos comunicamos. Ojo, no estoy hablando de aprovecharse de nadie -ni de ninguna técnica oscura de hipnotismo- se trata simplemente de ser percibidos por los demás como alguien que sabe escuchar y en quien se puede confiar. Tener una mejor comunicación es simple y puedes aprenderlo de una manera sencilla.

Una vieja leyenda del Tibet cuenta…

Un peregrino, tras encontrar tres cráneos en el Himalaya, llevó la noticia al monarca, el cual se los pidió y se los entregó a un médico muy sabio del reino, diciéndole que quería saber cuál de los tres había pertenecido a la mejor persona. El sabio se retiró con las tres piezas y luego de una rigurosa investigación, regresó ante su rey.

Colocando los tres cráneos sobre una mesa, le dijo: -Su excelencia, ya tengo la respuesta-. Tomando el primero, continuó: -Éste pertenecía a la persona más bondadosa.

-¿Cómo lo sabes? -le preguntó el monarca.

-Introduje un alambre por uno de sus oídos y salió por el otro. Esto quiere decir que las cosas le entraban por un oído y le salían por el otro. El monarca asintió, mientras el sabio tomaba el segundo cráneo.

-Al introducir el alambre a éste por el oído, salió por la boca. Sin duda, era una persona indiscreta que revelaba todo lo que escuchaba.

-El monarca continuaba a la expectativa, al tiempo que el sabio tomaba el último cráneo, añadiendo: -Al introducir el alambre a éste por el oído, emergió por debajo del cráneo en dirección al corazón. Sin duda, corresponde a la persona más bondadosa… y a la más sabia.

¿Cómo hago para desarrollar rapport?

Como dije antes, el rapport es algo que se desarrolla. Si bien muchos lo logran de una forma natural, cualquiera puede desarrollarlo. Y créeme, es una de las mejores inversiones que puedes hacer para con tu personalidad. No lo vas a desarrollar en un día, pero a medida que lo hagas te sorprenderás con los resultados. Verás como todo fluye más fácil, como los demás harán aquellas cosas que te parecía imposible que hicieran.

No estoy hablando de manipular a las personas (aunque cuando lo utilizamos para hacer negocios, es casi su único propósito). Piensa que una vez que desarrolles rapport, tendrás una mejor comunicación con tu todo tu entorno. Piénsalo como que serás investido con un poder -un poder muy fuerte- que podrás usar a tu antojo. Pero todo poder implica responsabilidad. Si lo usas para bien, tu vida será mas fácil, más placentera. Si tratas de aprovecharte de él, lo más seguro es que se revierta y termines peor. Lograr una mejor comunicación es un activo invaluable.

Este primer artículo pretende que comprendas las bases del rapport que te harán tener una mejor comunicación. En principio, lo que debemos hacer es utilizar las tres bases descritas. Al hablar con alguien, debemos tratar de ponernos en su mismo estado interno (o en todo caso simular que lo hacemos para brindarle confianza a nuestro interlocutor). También debemos tratar de “imitar” su gestualidad o lenguaje corporal (lo cual debemos hacer con delicadeza, sin que parezca una burla) y finalmente, debemos ajustar nuestro léxico de forma que conecte con el de quien hablamos.

Hacer esto, no es fácil en principio, pero la práctica hace al maestro. En el próximo artículo de esta serie escribiré acerca de técnicas específicas que te darán un mejor rapport, y por ende, una mejor comunicación. El próximo será menos técnico y mostraré ejemplos acerca de diversas situaciones y de como actuar en las mismas. Un adelanto: cuando hables con alguien, utiliza su nombre de pila varias veces dentro de la conversación.

Si tienes cualquier duda o comentario, por favor escríbelo al final del artículo. Recuerda que una mejor comunicación puede hacer una gran diferencia en que la percepción de los demás tienen sobre ti.

There are people who get along with everyone. From the gardener to the director of a large corporation. These people get what they want without straining.

Maybe you’re one of these people. If you’re not, you surely have a friend who is. Some call it a magnetic personality, others “popular”. Everyone has to do with them and many are willing to do anything to please them.

Is it a natural gift? Are these people “lucky”?

The answer is yes and no. The difference is that they know how to establish better communication and how to do it in a natural way. Some have known all along, others have learned.

The good news is that you can do it too. And it is not difficult. To establish better communication is a process that consists of many factors, but the most important of all is that I will discuss in this article and -incredibly- is unknown to many.

Better communication: rapport, your best ally

It is about creating “rapport“. Although the term sounds exotic, it’s not more than developing the ability to “tune” with others. When we listen to a radio program, we have to digitally tune the device to locate the station from which it is transmitted. By doing this, we are bringing the device to “hear” a certain frequency.

With interpersonal communication is the same. We can think that each person “lives” its own frequency, and if we want to have better communication with them, we have to “tune” their frequency, i.e., we must be in the same frequency.

This is the simplest definition of rapport. Achieving better interpersonal communication by achieving a perfect harmony with whom we communicate.

The term, which comes from the French verb rapporter has been widely used in psychology and techniques of neurolinguistic programming (NLP). But what interests us is its practicality.

What builds rapport?

The aim of this article -or rather this series of articles- is to know the techniques that allow us to develop better communication with others. It is important to say that what makes the development of rapport a hard task is the fact that each person lives in a different frequency and for our rapport be effective we must be able to tune each of these frequencies. That is why there is no single formula to develop.

Although it sounds complicated, there are basics where we can start from that will allow us to tune with anyone. These bases –even though I’m not doing a big research about them- are built on three key elements:

1. Internal status: a person is in an emotional state at any given moment: happy, sad, melancholic, euphoric, pessimistic, optimistic, nervous, thoughtful, etc.

2. Body language: when a person communicates, it has been determined that your body language represents about 55% of what it conveys.

3. The way to speak: the voice of a person has a tone, volume, speed and the language contains a number of terms, expressions, catch phrases and inflections.

Since we want to live in the same frequency of the person we talk to, in order to achieve better communication requires us to adjust our frequency, based on the three pillars just mentioned.

The best way is trying to imitate or copy the three elements of the person with whom we communicate. In doing so, all communication channels are open, making us feel at ease, feeling that it is heard and understood perfectly.

Most people, when communicating with others, makes it simply as a way to express their inner thoughts without establishing bidirectional communication. I have bad news for those who do so: you’ll hardly achieve to establish empathy, even when they are talking about how they managed to foil a bank robbery or rescued eight puppies that would die of starvation.

The human being wants to be heard, naturally, but to get there; it has to learn to listen. Some may argue that they do not want to be overwhelmed by the problems and predicaments of others, but do not realize that’s exactly what they do when they want to communicate through a unidirectional channel.

In any case, we want to establish harmony with the other, so that all channels are open. By doing so, we can get what we want from the person with whom we communicate. However, I’m not talking about taking advantage of anyone –or any dark hypnotism technique- is simply about being perceived by others as someone who listens and who can be trusted. To have better communication is simple and you can learn it in a simple way.

An old legend from Tibet tells…

A pilgrim, after finding three skulls in the Himalayas, brought the news to the king, which ordered them and gave them to a very wise doctor from his kingdom, saying he wanted to know which of the three had belonged to the best person. The wise retired with the three pieces and after a thorough investigation, returned to his king.

Placing the three skulls on a table, he said, -Your Grace, I already have the answer-. Taking the first one, he continued: – This belonged to the kindest person.

-How do you know? – Asked the king.

-I pushed a wire through one ear and out the other. This means that things went in one ear and out the other. The king nodded as the wise took the second skull.

-When inserting the wire to this one by the ear, it came out from the mouth. It certainly was an indiscreet person who revealed all it heard.

-The king continued with his expectation, while the wise took the last skull, adding: – By introducing the wire to it by the ear, it emerged under the skull toward the heart. Undoubtedly, this one corresponds to the kindest… and wisest person.

How do I develop rapport?

As I said before, rapport is something to develop. While many achieve it in a natural way, anyone can develop. And believe me, it is one of the best investments you can make to your personality. You will not develop in a day, but as you do you will be surprised with the results. You’ll see how everything flows easier, as others will do those things that seemed impossible to do for you.

I’m not talking about manipulating people (even though when we used to do business, it’s almost its only purpose). Think that once you develop rapport, you’ll have better communication with all your surroundings. Think about how you’ll be invested with a power -a very strong power- that you can use as you wish. But with all power comes responsibility. If you use it for good, your life will be easier, more pleasant. If you try to take advantage of it, it is more likely to be reversed and you’ll end up even worse. Better communication is an invaluable asset.

This first article seeks to help you understand the basics of rapport that will help you have a better communication. In principle, what we have to do is to use the three bases described before. When talking to someone, we should try to put ourselves in the same internal state (or at least pretend to do to give confidence to our interlocutor). We should also try to “imitate” his gestures or body language (delicately, without looking like a joke) and finally, we must adjust our vocabulary so we can connect with whom we talk to.

Doing this is not easy at first, but practice makes perfect. In the next article in this series I will write about specific techniques that will give you a better rapport, and therefore better communication. The next will be less technical and show examples of different situations and how to act on them. A preview: when you talk to someone, use their name several times in the conversation.

If you have any questions or comments, please write it at the end of the article. Remember that better communication can make a big difference in the perception others have about you.

Share This

Share This

Share this post with your friends!

Share This

Share this post with your friends!